Desde sus orígenes, el colegio Mater Salvatoris se ha destacado por la importancia que da a una formación intelectual profunda y rigurosa, en un ambiente caracterizado por la búsqueda de la verdad.

El estudio influye de manera evidente en el modo de entender el mundo y el hombre, en la forma de buscar el bien, la verdad y la belleza. La formación intelectual que proporciona el Colegio supone un verdadero desarrollo de la inteligencia, en el que cada materia contribuye, con su saber específico y propio, a la formación de personalidades maduras.

Deseamos que nuestras alumnas, gracias a la excelente preparación académica que reciben, puedan no solo influir en la sociedad, sino también crear pensamiento, ciencia y cultura, especialmente en nuestra querida Venezuela.

Por este motivo el Mater de Maracaibo ofrece a las familias todas las etapas educativas:

  • Educación Inicial (desde los tres años).
  • Educación Básica Primaria.
  • Educación Media General.

En el área académica, la alumna egresada obtiene el Título de Bachiller, apta para realizar cualquier tipo de estudios universitarios, tanto en el área de las ciencias experimentales como en las humanísticas. De este modo, el Mater Salvatoris proporciona una formación integral de calidad que permite a cada una de sus alumnas afrontar con éxito los retos de la sociedad del siglo XXI.

El Mater facilita el futuro académico y profesional gracias a:

  • Una enseñanza de calidad.
  • Un método de trabajo en el que se cultiva el esfuerzo, la voluntad, el afán de superación, la constancia y la dedicación.
  • Una continua atención al desarrollo personal de cada alumna y a su evolución madurativa.

En definitiva, la formación recibida en el Mater permite a nuestras estudiantes acceder a las carreras y universidades que ellas solicitan, tanto públicas como privadas, en Venezuela o en el extranjero. Así, al terminar el Bachillerato, las alumnas están capacitadas para optar a los estudios de grado superior en las diferentes ramas del saber humano, la ciencia o la tecnología.