Educamos la relación con Cristo y María

 

Jesucristo es el Hijo de Dios, encarnado en el seno de la Virgen María, para la redención humana. Él es el centro de la existencia de todo cristiano. Por eso, el colegio Mater Salvatoris ofrece a sus alumnas la posibilidad de mantener una relación personal con Jesucristo, a través de la liturgia, la celebración frecuente de la Eucaristía y el sacramento del Perdón.

Dentro del itinerario formativo, en el Colegio se incluye la catequesis adecuada para recibir los siguientes sacramentos:

  • Primera Confesión
  • Primera Comunión
  • Confirmación

Como en toda relación personal, es precioso entender que los acontecimientos importantes en la vida de las personas se celebran y se preparan con ilusión. Por eso, en el Colegio se viven de manera especial los tiempos litúrgicos de Adviento y Cuaresma, y se celebran con solemnidad diversas festividades, sobre todo las que tienen relación con la Virgen María.

 

EDUCAMOS EN EL AMOR A LA VIRGEN MARÍA

A su protección está encomendado el Colegio y, bajo su advocación Mater Salvatoris, construye el modelo que se ofrece a las alumnas: fe profunda, confianza absoluta en Dios, entrega de sí mismas. Ella es la que nos ayuda a caminar en nuestro día a día.

De ahí, que se cuiden con especial devoción todas las fiestas litúrgicas dedicadas a la Virgen, especialmente:

  • Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, patrona de los zulianos.
  • Inmaculada Concepción, junto con la novena del Niño Jesús.
  • Encarnación del Señor, fiesta titular del Colegio.
  • Mes de mayo en honor de María.

Además, algunas alumnas y jóvenes universitarios se consagran a ella en la Congregación Mariana, asociación de fieles que promueve en el Colegio numerosas actividades de carácter social y evangelizado, y fomenta en sus miembros una ardiente devoción, reverencia y amor filiar a la Virgen María, para aprender, por medio de Ella, en su vida laical y familiar a imitar a Jesucristo y conformarse amorosamente con su voluntad, como verdadero camino para llegar a la santidad.