Entrar en el colegio Mater Salvatoris supone iniciar un camino en el que las alumnas siempre estarán acompañadas, hasta conseguir el título de Bachiller y así poder acceder a la Universidad. La vocación propia de Mater Salvatoris es hacer que todas las alumnas que pasan por sus aulas salgan adelante, proporcionando las ayudas necesarias para superar las dificultades.

A lo largo de la vida escolar pueden surgir diferentes dificultades tanto en el aprendizaje (lectoescritura, compresión lectora, resolución de problemas) como en la personalidad (habilidades sociales, autoestima, seguridad, empatía). Todos estos posibles obstáculos se trabajan de acuerdo a la edad de la alumna y al grado de dificultad que se trate.

  • El colegio Mater Salvatoris cuenta con un Departamento de Orientación que coordina las sesiones de apoyo a cualquier niña que lo requiera desde la Educación Inicial, teniendo como objetivo ayudar a las alumnas a superar cualquier dificultad de aprendizaje y orientar a los padres en la educación de sus hijas, que son sus primeros y principales educadores. Además, ofrece a las estudiantes de Educación Media General las herramientas para optimizar sus capacidades mediante las clases de Psicología extracurriculares, además de las sesiones de apoyo de Orientación Profesional.
  • El objetivo de la Acción Tutorial de los Coordinadores de etapa en el Colegio es favorecer la educación integral de la alumna como persona, sacando lo mejor de sí misma, a través de una educación personalizada y teniendo en cuenta sus necesidades. De este modo se favorece la comunicación entre padres y Colegio. Desde el Colegio se les aconseja sobre la etapa correspondiente en la que se encuentran sus hijas, se les informa del proceso educativo individual de cada niña y se recoge la información que la familia pueda proporcionar con vistas a un mejor conocimiento de cada alumna y su contexto familiar. El clima que conseguimos establecer entre ellas es cercano y de confianza. Trabajamos, de manera especial, para que las alumnas siempre se sientan acompañadas a lo largo de su trayectoria escolar.
  • Por otro lado, los coordinadores de etapa y todos los educadores aunamos esfuerzos para ayudar a nuestras alumnas a conseguir el éxito en los estudios formando en ellas determinadas actitudes y hábitos. Entre estos destacan aprender a planificar y organizar el trabajo y la adquisición progresiva de un buen hábito de estudio.

 

CONSEGUIR UN BUEN HÁBITO DE ESTUDIO

La etapa de Primaria es un momento fundamental para inculcar en los niños hábitos de trabajo. Existen algunas pautas que pueden ayudar en esta tarea:

  • Facilitar un lugar para el trabajo tranquilo.
  • Establecer un horario para iniciar el trabajo, que debe ser fijo y no demasiado tarde.
  • Comprobar que está acomodado todo el material que se necesita para trabajar, para así evitar interrupciones innecesarias después de haberse sentado a estudiar.

 

PLANIFICACIÓN Y ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO

Al principio, es necesario que padres y profesores ayudemos a las niñas a organizar el trabajo. Desde pequeñas deben acostumbrarse a utilizar la agenda y tenerla presente mientras hacen sus tareas. Una vez terminado el tiempo de estudio es bueno comprobar cómo las han realizado.

Algunas pautas que pueden ayudar en la organización del trabajo:

  • Empezar primero por el estudio y después resolver los problemas o ejercicios.
  • Comenzar por asignaturas de dificultad media, después afrontar las más arduas o difíciles y, por último, estudiar aquellas que resultan más fáciles.
  • Acostumbrarse a estudiar diariamente lo que se ha explicado en el salón mediante la elaboración de un esquema propio que debe ser muy conciso, claro y atractivo a nivel visual.
  • Controlar los tiempos que se dedican a cada ejercicio durante el trabajo con el fin de hacerlo más eficaz.
  • Repasar es muy importante. El repaso ayuda a afianzar lo estudiado e interiorizar los aprendizajes.
  • Revisar que se ha realizado todo el trabajo y preparar el morral para el día siguiente.

Las niñas deben hacerse responsables de sus obligaciones, ellas son las encargadas de llevar a cabo sus tareas y estudios. Al principio necesitarán ayuda, pero luego es necesario que se sean autónomas e independientes: “No debemos hacer por ellas lo que ya son capaces de hacer por sí mismas”.